Finales de peones 2

Finales de Peones Nivel 1

 

 

Empezaremos por la explicación de los finales de peones, para ello, nos ayudaremos de un clásico, Capablanca, que ha escrito lamentablemete unos pocos libros de ajedrez, pero en ellos ha volcado, conceptos claros como lo era también su juego.

 

Comenta el ex campeón del mundo, en su libro “Fundamentos del ajedrez”, a raiz de este tipo de finales lo siguiente (vale acotar que podriamos haber cambiado las palabras para transformar la idea en propia, pero parece mucho más honesto respetar la claridad de sus ideas para transmitir de la mejor manera sus conceptos)

 

1) LA CORONACIÓN DEL PEÓN

 

La ganancia de un peón es la más pequeña ventaja material que puede obtenerse en una partida, y, a menudo, resulta suficiente para dar el triunfo aunque sea el único material que reste en el tablero, aparte de los reyes. Resulta esencial, hablando en términos generales, que el rey se encuentre ubicado frente a su peón y con una casilla por lo menos que lo separe del mismo.

 

Se llama oposición cuando los reyes se hayan enfrentados en una columna o diagonal, el ex campeón del mundo José Raúl Capablanca decia ” Cuando los reyes se encuentran directamente uno de frente a otro y uno de ellos tiene la opción de pasar, si le conviene o de oponerse a que el otro pase, el que tiene esa opción se dice que ha ganado la oposición.

 

Si el rey contrario se halla directamente enfrente del epón, la partida podrá ganarse. Esto se demostrará de la mejor manera en los ejemplos que siguen

Ejemplo 1.-

 

Finales de peonesLa posición es tablas y debe procederse de tal modo que el rey negro quede siempre directamente frente al peón y en casilla inmediata, y si ello no puede obtenerse en razón de la proximidad del monarca oponente, frente al rey blanco.

El juego seguiría así: 1. e3 Re5 2. Rd3 Rd5. Esta es una jugada importante. cualquier otra hubiera acarreado la pérdida de la partida, como demostraremos mas tarde. Dado que el rey negro no puede ubicarse sobre el peón se colocará frente al rey adversario y todo lo posible en sus cercanias.

 

3. e4+ Re5 4 Re3 Re6 5. Rf4 Rf6. Otra vez nos encontramos en el mismo caso. A cada avance del rey blanco, el de las negras será colocado frente al mismo, ya que no puede ir sobre el pón adversario.

6. e5+ Re6 7. Re4 Re7 8. Rd5 Rd7 9. e6+ Re7 10. Re5 Re8 11. Rd6 Rd8. Y si ahora las blancas avanzan su peón, el rey negro se colocará a su frente consiguiendo de tal forma. ganar el peón o que el rey blanco mueva Re6, de lo que resultaría una partida tablas por “ahogado”.  Si en lugar de ello las blancas retroceden con su rey, entonces podrá el rey negro colocarse frente al peón y, cuando se encuentre obligado a retroceder, se colocará de nuevo frente al peón, lo cual habilitará para ubicarse otra vez frente al mismo o al rey blanco, si avanzara, como anteriormente hemos comentado.

 

Esta forma de proceder es de suma importancia y el aficionado debe llegar a dominar por completo todos sus detalles, porque llevan en si principios que serán aplicados mas adelante y asimismo, a causa de que muchos jugadores han perdido sus partidas en posiciones idénticas, por ignorarlos. A esta altura no puedo insistir demasiado en ellos, no obstante su trascendencia.

Ejemplo 2. - En la siguiente posición, las blancas ganan a causa de que su rey se halla ubicado delante del peón y separado del mismo por una casilla intermedia.

 

Finales de peones

 

El método que debe seguirse en este caso es el siguiente: avanzar el rey blanco todo lo posible, siempre que ello sea compatible con la seguridad del peón, y nunca avanzarlo sin antes estar completamente seguro de ello.

 

 

 

 

Veamos

 

1. Re4 Re6

 

Las negras no permiten el avance del rey blanco, y por consiguiente, este se halla obligado a avanzar el peón, para forzar al adversario a jugar de nuevo. y entonces podrá seguir adelante con su rey.

 

2. e3 Rf6 3. Rd5 Re7

 

Si aquí las negras hubieran jugado 3… Rf5, las blancas se hallarían obligadas a avanzar el peón a e4, ya que no podrían hacer lo propio con su rey sin dar al adversario la magnifica oportunidad de empatar la partida con Re4, ganando el peón. Pero, como no lo han hecho así, el método mejor para las blancas consiste en no avanzar el peón, ya que su seguridad no lo requiere, sino, en cambio, llevar su rey más adelante. Por ejemplo:

 

4. Re5 Rd7 5 Rf6 Re8.

 

Ahora el peón blanco se halla bastante atras y puede ser llevado a la promoción con la protección de su rey.

 

6. e4 Rd7.

 

Aquí no debe jugarse 7. Rf7, en razón de que las negras hubieran respondido 7…Rd6, obligándolo a retroceder para dar protección al peón. de manera que debe continuarse así:

 

7. e5 Re8.

 

con cualquier otro movimiento, las blancas hubieran respondido con Rf7, seguido del avance del peón a e6-e7-e8, puesto que todas estas casillas se hallarían protegidas por el monarca blanco. Como las negras harán todo lo posible por impedir esa maniobra, las blancas deven forzarlo a mover hacia un lado y, al propio tiempo, conservar su monarca delante del peón.

 

8. Re6

 

De haber jugado 8. e6, la partida hubiera terminado en tablas, por la excelente respuesta 8…Rf8, que nos llevaría a una posición similar a la del ejemplo anterior.

 

8…Rf8 9. Rd7.

 

El rey negro debe mover, y el peón continuará su avance hasta la casilla e8, donde podrá transformarse en dama, con lo que la partida se gana fácilmente.

Este final es parecido al anterior, y, por idénticas razones, debe aprenderse muy bien antes de continuar con el estudio de los que siguen.

Presentamos ahora un par de finales simples de dos peones contra uno, o de tres contra dos, para que el estudiante pueda ver como se llega a la coronación, aquí daremos pocas explicaciones con el fin de qeu el ajedrecista consiga llegar al éxito por medio de su propio esfuerzo, ya que debe tenerse muy en cuenta que nadie puede aprender como jugar bien al ajedrez con sólo el estudio teórico, este deberá servir como guia, y el resto es necesario que lo enseñe un profesor, y , en caso contrario, el aficionado deberá realizar una y otra vez con larga y amarga experiencia la aplicación práctica de muchas de las reglas explicadas en este articulo.

Ejemplo 3.-

 

Finales de peones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta posición las blancas no pueden ganar por medio de la directa 1. f6 en razón de que las negras responderían, no con 1…gf6, que hubiera perdido, sino con 1… Rg8, y si entonces 2.  fg7 Rg7, y la partida sería tablas, en la forma demostrada anteriormente. Si  2. f7+ Rf8, y las blancas jamas podrán coronar su peón sin perderlo en ese preciso instante. Si  2. Re7 gf6 3. Rf6 Rf8 y tablas. Las blancas, sin embargo, pueden conseguir la victoria en la posición que estudiamos con el siguiente procedimiento:

 

1. Rd7 Rg8 2. Re7 Rh8 3. f6 gf6.

 

Si 3…Rg8 4. f7+ Rh8 5. f8= D mate

 

4. Rf7 f5 5. g7+ Rh7 6. g8=D+ Rh6 7. Dg6++

 

Ejemplo 4.-

 

Finales de peones

En esta posición las blancas no llegan a la consecución del triunfo jugando 1. f5. La mejor respuesta de su adversario sería entonces g6, que daría tablas. (El alumno debe comprobarlo por si mismo). Tampoco se gana por medio de 1. g5. dado que con g6 las negras empatarían, aplicando la regla de la oposición, que es fundamental para este final, como también para los finales de peones que ya hemos visto. (Esta importantisima regla la explicaremos con todos sus detalles mas adelante).

 

Las blancas pueden ganar, jugando de esta forma:

 

1. Re4 Re6.

 

Si 1…g6 2. Rd4 Re6 3. Rc5 Rf6 4. Rd6 Rf7 5. g5 Rg7 6. Re7 Rg8 7. Rf6 Rh7 8. Rf7 y las blancas ganan el peón.

 

2. f5+ Rf6 3. Rf4 g6.

 

Si este peón se mantiene retrasado llegaremos al final demostrado en el ejemplo anterior.

 

4. g5+ Rf7 5. f6 Re6 6 Re4 Rf7 7. Re5 Rf8.

 

Las blancas no pueden coronar su peón alfil (busquese la razón), pero con la entrega de su peón podrán ganar el otro y también la partida. Por ejemplo:

 

8. f7 Rf7 9. Rd6 Rf8 10. Re6 Rg7 11. Re7 Rg8 12 Rf6 Rh7 13. Rf7 Rh8 14. Rg6 Rg8.

 

Las negras pueden resistir todavía en esta posición. La verdad es que la única forma de obtener la victoria es la que aquí se ejemplifica, como puede observarse fácilmente en la práctica.

 

15. Rh6

 

Si 15. Rf6 Rh7; y aquí para obtener el triunfo, las blancas tienen que maniobrar nuevamente hasta llegar a la actual posición, puesto que la jugada 16. g6+ Rh8 daría tablas.

 

15…Rh8 16. g6 Rg8 17. g7 Rf7 18. Rh7

 

Y las blancas promoverán su peón, ganando con toda facilidad. Este final, que en apariencia es tan simple, enseña al estudiante las enormes dificultades que deben ser superadas en una partida, cuando se enfrenta a un adversario que sabe emplear perfectamente los recursos que encierra la posición defensiva de sus piezas, y debe demostrarle, asimismo, la imprescindible necesidad de dedicar toda su atención a estos detalles elementales que, en realidad constituyen el verdadero andamiaje en que se sustenta la maestria ajedrecística.

 

Ejemplo 5.-

 

Finales de peones

 En el presente final de partida, las blancas pueden ganar el juego avanzando cualquiera de los tres peones en su primera movida, pero conviene seguir la regla general -siempre que no exista una buena razón que justifique lo contrario- que establece que debe ser adelantado el peón que no tenga a su frente otro del adversario.

 

De manera que aquí debemos iniciar el juego por medio de:

 

 

1. f5 Re7.

 

Si 1…g6 2. f6; y tendríamos un final similar a otro anterior. si  1…h6 2. g5.

 

2. Re5 Rf7 3. g5 Re7.

 

Si 3…g6 4. f6, y si 3…h6 4. g6+ y en ambos casos tendriamos de nuevo un final parecido a otro anteriormente estudiado.

 

4. h5

 

Continuando con g6, conseguiremos una posición básica como la del ejemplo Nº 3. si las negras respondieran a este golpe con g6, entonces por medio de hg6, hg6 y f6+llegariamos a un resultado idéntico.

 

Ejemplo 6.-

 

Finales de peones

 

 

En estos casos la regla general es la siguiente: actuar de inmediato sobre el flanco del tablero donde se posean fuerzas superiores.

En consecuencia, aquí debemos jugar en la forma siguiente:

 

 

 

1. g4

 

Es conveniente, en tesis general, efectuar el avance del peón que se encuentre libre de oposición

 

1… a5

 

Las negras avanzan el peón del otro flanco y las blancas deben considerar si les conviene o no detenerlo. En este caso se gana de cualquier manera; pero, en general, debe ser parado cuando el monarca adversario se encuentra lejos.

 

2. a4 Rf6 3. h4 Re6.

 

Si 3…Rg6, se ve a simple vista que el rey de las blancas puede dirigirse sobre el peón a y, después de apoderarse de él, coronar en a8 antes que su adversario promueva el suyo. Todo se reduce a contar los tiempos necesarios para la obtención del resultado.

4. g5 Rf7 5. Rf5 Rg7 6. h5 Rf7

 

Si 6…h6 7. g6, y los dos peones de las blancas se defienden mutuamente, y su rey quedará habilitado para dirigirse al otro flanco y ganar el peón de a5.

 

7. Re5

 

Ahora es el momento de ir hacia el lado izquierdo del tablero, ganar el peón negro y coronar el propio. Tales maniobras son típicas y el estudiante debe efectuarlas tanto en este caso como en los similares que pueda encontrar.

Deje un comentario